sábado, 3 de agosto de 2013

Su único colono


Así como un cielo estrellado,
tiene su cuerpo detallado,
lleno de constelaciones
que quiero examinar,
adentrarme en ellas,
poder nombrarlas,
y no perder el juicio con tan
placentera creación,
colonizar su cuerpo desde
sus pies hasta la punta de sus
cabellos, ser su único colono,
velar por mi vida, velar por ella,
que su sonrisa sea la estrella
que más alumbre, y que sus
ojos sean los dos luceros que
resguarden mis noches,
que sus palabras rijan mi proceder,
y mi actuar,
no dejarme de enamorar,
jamás su belleza por mi bien perturbar,
quiero hacer de ella la tierra prometida,
donde el firmamento es tan perfecto
que conduce a la locura,
donde no haya limites geográficos,
y haya siempre algo por descubrir,
abrirme paso entre su pecho,
hasta llegar a su corazón para ser
su centinela,
amarla con la más atrevida cautela,
y descansar respirando el amor de
su cielo, mi cielo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario