domingo, 4 de agosto de 2013

Llegaste para posarte en mis escritos


Te posaste en mi interior,
te adueñaste de mi amor,
le diste calor a mi frío corazón,
así sin razón alguna, vaya fortuna,
llegaste para posarte en mis escritos,
con tu fascinante mirada, y esos labios
que rozan los míos al cerrar mis ojos,
con la infinidad de puntos a favor que
detallan la esbelta figura de tu cuerpo,
y esas delicadas manos que acarician
mi rostro, mientras sueño con la
perfección de tu gesto que me
encanta y doblega,
te posaste en mi mente, volviéndote
mi completo pensamiento, siendo así
el mayor sustento de este seducido
escritor, que no halla más inspiración
que la atractiva esencia de tu ser,
llegaste apoderarte de mis sentimientos,
para hacer de ellos las más nobles
palabras, que enaltecen tu existencia,
dejando así tu huella indeleble
en mi querer,
te posaste en el libro de mi vida,
teniendo hasta ahora las más
importantes paginas, donde se relata
con precisión el poder de una ilusión,
que te tiene a ti como la protagonista.

1 comentario:

  1. Y asi quedo plasmada, en cada una de las lineas, abriendo paso a la inmortalidad.......!!!!!!

    ResponderEliminar