martes, 30 de julio de 2013

Llegaste como el sol


Llegaste como el sol en la mañana,
alumbrando mi vida,
cada vez con más intensidad,
cada vez más imponente,
y te posaste en lo más alto
batiendo así la penumbra,
llegaste como el sol, y me alegraste
los días sintiendo que eras mía,
disipando la oscura soledad
por la que ya acostumbrado
solía pasearme,
llegaste como el sol a enamorarme,
y los rayos de tu sonrisa llenando
mi ser, avivaron el amor,
me he dejado guiar por los sentimientos,
he apartado la objetividad,
no hay más luz que tú,
llegaste como el sol y eclipsaste las penas,
borraste el olvido, trayendo de vuelta
la pasión, esa sensación de hacer feliz
a alguien, de hacerte feliz a ti,
llegaste como el sol, y desde entonces
no ha vuelto anochecer, sólo sé que
tal es mi querer, que no me hago
a la idea de perder,
llegaste como el sol, y desde entonces
el sol no se ha vuelto a poner,
me asusta que se ponga, me asusta
que comience a descender de lo más alto,
llegaste como el sol.


No hay comentarios:

Publicar un comentario