miércoles, 1 de mayo de 2013

Vagando en mi mente.


Quisiera perderme y encontrarme a mi mismo,
andar con Tintin de aventura en aventura,                                                                  
cultivando fantasías,
soñar todos los días, de vez en cuando tener una pesadilla,
encarar al mundo en mi utopía,
ir de alegría en alegría mirando de reojo el fracaso,
navegar a la deriva y disfrutar del horizonte,
amar a una morena, y por qué no, tener un encuentro
romántico con una sirena,
engañar cuantas veces pueda a la fría y calculadora muerte,
cada día tener un amor diferente sin causar daño a la gente,
ser uno de los tres mosqueteros,
tomarme un café en la cima del Everest mientras diviso
la punta de Le Tour Eiffel,
contrariar con Sócrates porque algo sé,
ser el Romeo de Julieta, pero no morir,
montar a caballo mientras recorro en Ferri el Atlántico,
ser un éxito taquillero en Broadway,
dar la vuelta al mundo en 79 días, 23 horas y 59 minutos,
despertar a Blancanieves,
ser parte de Apolo 11,
enamorar a Marilyn Monroe mientras mi caballo
gana todos los domingos en el hipódromo,
cruzarme con Hitler el humanista,
y posar para Da Vinci, de paso ser amigo de la Mona Lisa,
tener la gallina de los huevos de oro e ir con Jack
a cazar gigantes,
escribir junto a Hemingway, componer un tango con Gardel,
quizás ir al futuro con McFly, y descifrar misterios con Holmes,
también saber cuándo no hay salida
para reconocer que la muerte me ha ganado la partida,
pero eso sí, que me la gane cuando ya no me quede nada en esta vida.

2 comentarios:

  1. Muy bueno, interesantes palabras y muy buena forma de describir las cosas bellas q tiene la vida... me gustó mucho

    ResponderEliminar